01 - El Oso y la Novia


Torsten de Ostberg, jarl de Stjórardalr, también conocido como el Oso del Norte, ha estado soñando con Ainslin de Durham, una viuda reciente con dos hijos, durante dos estaciones, desde la primera vez que la vio en la corte del Rey Cnut. Después de derrotar a su rival, recibe la bendición del Rey para casarse con ella. Ainslin teme la reacción de Torsten cuando se entere de que aún es virgen. ¿Como explicarle su virginidad y sus hijos gemelos? Pero aun así, abandona Mercia para casarse con Torsten y vivir en Noruega, y poder mantener a sus hijos seguros. Sus peores pesadillas se hacen realidad cuando su antiguo vecino, Sigrid, llega a Noruega para la coronación del Rey Cnut. ¿Qué es lo que Sigrid sospecha? ¿Torsten abandonará a Ainslin y a los niños cuando descubra la verdad?


02 - El Cazador de Dragones


Ruard, un guerrero vikingo conocido como El Cazador de Dragones, desea una esposa obediente, una mujer sencilla y humilde y que tenga todos sus dientes. Una sirena seductora que atraiga la atención de todos los hombres, no tiene ninguna utilidad para él. Catriona espera a un guerrero cruel, a un hombre que sea fácil de envenenar. Pero no a alguien parecido al Dios Thor, con el pelo dorado, los ojos azules del color del cielo y una hermosa sonrisa. ¿Cómo podrá matar a Ruard? Pero eso es algo ue tiene que hacer si quiere salvar a su hermana...


03 - El Pacificador


Para Njal, El Pacificador, es totalmente deplorable encontrarse a su novia vestida con pantalones, exhibiendo un arma, y cubierta de sangre de jabalí. Por que lo que él necesita es una mujer inteligente, de modales refinados, que sea hábil con las palabras y capaz de manejarse en las intrigas políticas de la corte de un rey. No una joven a la que le guste cazar y cuya habilidad con las armas rivalice con cualquier guerrero... Bettina desea un hombre que pueda frustrar los planes de sus enemigos. Un guerrero vikingo que llame y provoque la ira de los Dioses contra los hombres que quieren robarle su herencia. No un hombre que valora las palabras y la paz por encima de todo. Ni Njal, ni Bettina, esperaban que la pasión estallara entre ellos. ¿Qué prevalecerá, las palabras o las acciones? ¿Puede un Pacificador domar a una novia guerrera?



[Solo los usuarios registrados pueden ver los linksHaga clic aqui para Registrarte]